Visita nuestro archivo

  1. Antes de tu primera clase colectiva, te aconsejo que hagas una valoración inicial de tu condición física y tus objetivos. Aunque las clases son muy reducidas, 7 personas máximo, si previamente no te reúnes con la profesora, ella no podrá saber cómo sacar de ti el máximo provecho.
  2. Asegúrate que te inscribes en un grupo de tu nivel. Es muy frecuente querer ir un paso por delante, porque así pensamos que nos esforzamos más, pero esto es falso, lo único que podemos conseguir asistiendo a una clase de un nivel más avanzado es hacernos daño.
  3.  ¿Qué ponerte? Ropa cómoda, limpia y ajustada. Para la profesora es más fácil corregirte así. Los pies van descalzos, con o sin calcetines, como tú quieras. Si optas por llevar calcetines, que sean de uso exclusivo para hacer pilates. Lleva también una toalla. Preferiblemente no te pongas perfumes, desodorantes, cremas… antes de la clase, tanta mezcla de olores puede ser molesta. Y las joyas y el móvil ¡a la taquilla!
  4. Sé puntual, incluso llega 10 minutos antes, eso te dará la tranquilidad para acomodar tus pertenencias, ir al baño, ocupar tu sitio y esperar a la profesora haciendo unas respiraciones.
  5.  Presta atención a las indicaciones de tu profesora, ella es una profesional que sabe guiarte perfectamente en tu movimiento, realizar las adaptaciones que necesites o repetir el ejercicio.
  6. No mires al de al lado, ni para copiarte, ni para compararte. Sois 2 personas totalmente diferentes, además de que cuando te pones a mirar al compañero te sales de ti mismo y rompes tu concentración.
  7. Si hay algún movimiento que no te sale, no lo entiendes bien, o te notas raro… ¡párate! La profesora acudirá inmediatamente a ayudarte. !Respeta tus límites!
  8. En clase de pilates es mejor estar en silencio, por ti, por tus compañeras y por la profesora. Si tienes alguna pregunta que no puede esperar a que termine la clase, hazle un gesto a la profesora y se acercará a tu sitio.
  9. Las clases suelen ser muy fluidas, pero a veces la profesora debe parar para hacer alguna indicación más concreta, espera a que termine su explicación para realizar el movimiento. Estas paradas no son habituales, pero es importante que estemos atentos, si nos movemos al mismo tiempo, perdemos detalles importantes.
  10. Se paciente con tu cuerpo, no lo fuerces. Los beneficios del pilates llegan amablemente. Hay una frase muy famosa de Joseph Pilates que dice así: “En 10 sesiones notarás la diferencia, en 20 verás la diferencia, y en 30 tu cuerpo habrá cambiado por completo”. ¡Recuérdala de vez en cuando!

¡Pues ya estás preparado! ¿Cuando nos vemos?

¿Quieres mantenerte al día de nuestras novedades?

SUSCRÍBETE A NUESTRA LISTA